Las máquinas de cinta de vacío son ideales para eliminar las burbujas de aire en jamones que se deben seguir procesando en los moldes correspondientes. Como máquinas de evacuación puras con una altura de la cámara de vacío de hasta 300 mm, estas máquinas se deben modificar ligeramente para que puedan cumplir este cometido a largo plazo. En primer lugar, en la mayoría de los casos no se necesita sellado. El usuario puede especificar de forma sencilla un ciclo de evacuación optimizado. Para ello es adecuada la denominada «evacuación a intervalos». El número de intervalos, la duración de los pasos de intervalo y el tiempo total de evacuación se pueden ajustar con extrema precisión.  Además, es importante que en estas máquinas se pueda limitar la potencia de evacuación en ciertas circunstancias. Las máquinas de evacuación puras requieren una intensa limpieza diaria. Por eso existe opcionalmente la posibilidad de una retirada rápida de la cinta transportadora para dicha limpieza diaria. El control de menú puede integrarse con una protección especial o bien, si así se desea, incorporarse por completo a la caja de conmutación.

¡Su asesor comercial de SUPERVAC está a su entera disposición para cualquier pregunta sobre este tema!

Contactar con un asesor